El entrenador, "El día después..."

El día después...

Después de que suceden los hechos, siempre hay un día después y no todos "los días después", son iguales.

Para un entrenador, (es  mi caso), ese día después, se puede tratar  de gozo, de satisfacción, de mucho trabajo o de tensión, preocupación, o simplemente desazón, o todos los sentimientos que se puedan adjudicar,  estrechamente relacionado a lo que haya ocurrido en un partido de 90’.

Cuando estamos trabajando en un equipo y tenemos competencia todos los fines de semana, en  el día después… mis estado de ánimo van a depender pura y exclusivamente de un resultado, que siempre deben de ser impermiables a nuestras actitudes, no sé si es bueno o es malo, así lo vivo yo. Lo que sí, siempre existe, es trabajo y sin lugar a dudas, debe de ser el día de mayor trabajo, porque es el "día" que se prepara la semana, se estudia, se analiza, se miran los videos de la competencia del mismo fin de semana y de la que vendrá. Todo dependiendo del resultado o del mismo comportamiento del equipo y de reojo ya pensando en el próximo rival, pero trabajo siempre va a existir, en ese dia después.

 Ahora, los estados de ánimo, van a ir conjugados  con el mismo resultado, si ganas; tranquilidad, satisfacción, felicidad, etc. etc. si perdés; angustia, preocupación;  y en mi caso, tener que trabajar más y más , si no se dieron los buenos resultados. La derrota me obliga a trabajar, corregir, intentar perfeccionar; surgen indudablemente sensaciones que te obligan, te responsabilizan, e incluso una palabra o sensación que puede sonar como inapropiada, te presiona. Por ello en estas instancias, es cuando debemos lograr el equilibrio, de cuando ganas o cuando perdes, me exijo tener  la “tranquilidad” para tomar las buenas decisiones.

La satisfacción y felicidad, al ganar, deben de conjugarse con la angustia y preocupación; al perder. De  de ahí, llegar a un equilibrio, que cuando ganes no pensemos que esta todo hecho y cuando perdés que no  hay  nada por hacer o esta todo perdido. El perder te tiene que potenciar para llegar a ganar que es nuestro mayor objetivo y que te generan sensaciones de bienestar.

Tambien están otros días después…, como por ejemplo, aquellos cuando terminas un contrato o quedas sin equipo o simplemente aquellas vacaciones elegidas, como lo fue en mi caso, por tanto trabajo, necesitas de  esas "vacaciones elegidas", para repotenciarnos, fortalecernos, porque nó, actualizarnos, replantearnos, autocriticarnos, de lo que hicimos bien o hicimos mal. Son esas vacaciones que a medida que pasan los días, las semanas, los meses y que  después de pasar esa etapa de que tanto deseamos, mientras trabajamos y vivimos el desgaste y tenciones del trabajo diario, vuelve esa “necesidad de entrar nuevamente al ruedo” y sin lugar a dudas, posteriormente  ese “día después” es la etapa  más difícil para un entrenador, que sentís hacer todas aquellas cosas que vivis diariamente durante anos ( en mi caso hacia casi 8 anos que no paraba, donde en mi carrera tuve 2 etapas trabajando, uno que fue del 1998 al 2006, me tome esas vacasiones elegidas 2007 y la otra que va del 2008 al 2014),  esa adrenalina que te genera la mismas responsabilidades de estar al frente de una institución, que muchas veces, representa a un puebl  o un proyecto en donde se han invertido mucho tiempo, trabajo y dinero .Son esos los compromisos que uno necesita para esforzarse y llagar a lograr los objetivos trazados, intentando, ser lo mas serios y profesionales posibles, demostrando que nacimos para esto y vivimos para esta profesión.

El día después, tal vez no esté en los cálculos de muchos, sí,  para nosotros los entrenadores que dejamos la piel en nuestro trabajo, ese día después… es clave, cuando estamos trabajando es cuando elaboramos, procesamos quizás el futuro de nuestra institución en lo que concierne a lo deportivamente hablando, como el otro día después de no estar trabajando, que tal vez sea mas distendido, pero que te generan otras sensaciones de volver nuevamente para lo que nacistes y que en silencio te deja mas huellas, para bien o para mal, pero huellas al fín, sólo que es parte de nuestro trabajo, debiéndolo  afrontar también, con tranquilidad , con equilibrio y disfrutar de lo que estamos viviendo.

A ese es el punto, que quería llegar, disfrutar lo que hacemos, cuando nos toca trabajar, vivirlo y disfrutar cada momento de trabajo, sin auto presionarte y con la tranquilidad de que si se dan o no los resultados el camino que transitamos siempre va a ser el mismo, el de trabajar, ser organizado,  ub verdadero profesional o cuando ya no estamos en un equipo, gozar de los momentos que anhelastes, que nuestra memoria absorba, los fines de semana que estuviste concentrado, lejos de la familia, sin poder muchas veces compartir esos momentos que para una persona normal los comparte asiduamente, como por ejemplo el día que nació un hijo, bueno, nosotros ( mas mi caso que no vivo en mi país) en la mayoría de las veces esos momentos se nos esfuman, es ahí que debemos de priorizar esa “libertad” por nombrarla asi, para disfrutarla y mantener la tranquilidad de que cuando trabajastes  aunque muchas veces no se hayan dado las condiciones o no se hayan dado los resultados, dimos todo como profesionales.

A través de mi pagina web,  he intentado describir algunas de tantas  sensaciones de un entredador, como también existen otras vivencias, donde por esta profesión pasan muchas cosas que se viven de diferentes maneras, pero lo que intento manifestar es que cuando debamos superar ciertos momentos o  escollos, debiendo de primar la TRANQUILIDAD Y EL EQUILIBRIO,  tanto en nuestras posturas como en nuestras decisiones, que no dejan de ser importantes, por ser decisivas  para el futuro de una institución y muchas veces de un pueblo.

 

                                                                                                       Mario Viera

                                                                                              (Entrenador de Fútbol)


2010 © Sitio Web Oficial de Mario Viera
www.mariovieraenlina.com | contacto@mariovieraenlinea.com