Boys: A chapar el ASCENSO

Los cerca de 30 mil espectadores que estuvieron presentes en el estadio Nacional para ver el estreno del Sport Boys 2017 no se pueden quejar. Si bien el espectáculo corrió el riesgo de no desarrollarse por actos vandálicos -una moto presumiblemente quemada en las afueras del coloso de José Díaz-, el fútbol fue lo que primó y, además, la fiesta estuvo a la altura de las circunstancias. El rival, Chapecoense, más allá de venir a Lima con su equipo Sub-23 que entrena Emerson Cris -el elenco titular estaba en pleno trayecto a Venezuela para jugar Libertadores ante el Zulia-, exigió en demasía al plantel de Mario Viera, que mostró una propuesta ultraofensiva más allá de algunas variantes tácticas.

La propuesta

El esquema inicial elegido por Sport Boys fue el 3-4-1-2. En él, los laterales volantes, con mucha capacidad defensiva, constantemente retrocedieron metros y formaron una línea de cinco atrás. En el complemento, Viera optó por el 4-1-3-2, acaso el planteamiento que el equipo porteño empleará lo largo de la Segunda División. Su gran característica fue el vértigo que generó cada vez que pisó el área rival.

Ataque: La voz de la experiencia (Calificación: 4 estrellas)

Mucho cuidado con Sport Boys en situación ofensiva. Por nombres, sin duda, es uno de los equipos que mejor se distingue por esta característica, más si sus variantes tácticas le permiten poblar su mediocampo. Ante Chapecoense, Viera tuvo en Manuel Tejada y Maelo Reátegui a sus dos carrilleros: hacían el ida y vuelta por las bandas, e incluso en el segundo periodo el último fue como marcador para cederle el carril -ya en otro sistema táctico- a Carlos Neyra. A su vez, Sidney Faiffer fue importante como lanzador, mientras que Johnnier Montaño, siempre desequilibrante, fue el hombre que orquestó los principales movimientos de Darey Pérez y Johan Fano, este último autor de los dos goles del triunfor rosado.

.

Más allá de que parece complicado que Boys emplee la línea de tres a lo largo de la Segunda División, ella sí dio una idea de cómo puede plantarse su retaguardia en la temporada 2017. Aunque Neyra fue uno de los stoppers en el primer tiempo de la Noche Rosada, está cantado que la pareja de centrales titular, salvo alguna eventualidad, será la conformada por Jesús Álvarez y el mexicano Carlos Ambriz. Lo preocupante es que, cuando ambos fueron encarados, como en el gol que significó el descuento del Chapecoense (obra de Lourency), quedaron muy mal parados, evidenciaron poco entendimiento y pusieron en aprietos al arquero Daniel Ferreyra. Para destacar, eso sí, fue la función de ancla de Crifford Seminario, acaso el mejor abastacedor de balones en la 'Noche Rosada'.

Recambios: Para articular las ideas (Calificación: 3 estrellas)

Como ya se señaló, la variante táctica que hizo Viera en la complementaria (pasar al 4-1-3-2) le dio mayor vértigo al equipo en ofensiva. En ese aspecto fue vital la inclusión de Mario Tajima, acaso el complemento ideal de Montaño en la volante y quien se encargó de abrir más la cancha al conjunto rosado a la vez de contribuir en la posesión de la pelota. Otros jugadores con capacidad y experiencia para trascender -como relevos- son Guillermo Tomasevich y Gianfranco Labarthe; el aporte de ambos le suma jerarquía al equipo. En la zona posterior, en cambio, más allá de la capacidad de Gianfranco Espinoza en defensa, el equipo carece de variantes.

Juego en equipo: Por momentos sí (Calificación: 3 estrellas)

Acá, sin duda, lo más destacable es el entendimiento colectivo que existe en todo el mediocampo. Desde el balonazo largo que puede enviar Seminario o Faiffer, los regates de Montaño o Tajima, o las sociedades que normalmente intenta forma Tejada con alguno de sus hombres orquesta. No obstante, el que mejor rodeado se encuentra es el principal refente, la carta de gol para 2017: Fano. El 'Gavilán' conoce al derecho y al revés su ubicación y sabe en qué momento exacto quedar en posición perfecta para generar pánico.

Promedio de puntos: 1.23 (Calificación: 3 estrellas)

Si hay una razón por alegrarse en el Callao, ella es sin duda la llegada de la nueva administración, con Johan Vásquez a la cabeza. Desde que se dio su arribo al primer puerto, el objetivo de trascender en el torneo de ascenso y volver a Primera parece estar cerca. Y esto último amén de sus últimas presentaciones en la Segunda División: siempre en la medianía de la clasificación, como en 2013, 2014 y 2015, o como en la temporada 2016, muy cerca de rozar el descenso. La realidad -para bien- parece ser otra en 2017.

Conclusiones

(Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com)

¿Este Boys está para campeón en la Segunda 2017? La pregunta del millón que se hacen los hinchas rosados no está fuera de contexto. No solo por los nombres -muchos de ellos experimentados e identificados con la camiseta rosada-, sino también por la idea de juego que empezó a perfilar. Se espera que los pasajes de buen fútbol exhibidos en la Noche Rosada, para beneplácito de su parcialidad, estén al alcance de la mano y la 'Misilera' le dé a su gente una gran recompensa al cierre de la temporada.

Composición fotográfica: Aldo Ramírez / DeChalaca.com
Fotos: Raúl Chávarry / DeChalaca.com


2010 © Sitio Web Oficial de Mario Viera
www.mariovieraenlina.com | contacto@mariovieraenlinea.com